La desigualdad social

La desigualdad social es un problema que viene de muchos años atrás y que se ha ido heredando, lo cual ha influido fuertemente en el pensamiento de la sociedad actual y en cómo se ha propagado el interés por el bien propio sobre el de los demás. Esta también es la razón de porque para algunas personas es difícil concebir a alguien de otro género desempeñando un rol, que ante sus ojos, no debería ocupar.  Un caso es cuando una mujer desempeña un puesto gerencial o cuando un hombre es quien se hace cargo de los oficios del hogar.

La igualdad también se puede heredar, es cuestión de cambiar ese supuesto orden lógico de las cosas. Si se deja ese pensamiento egoísta y sexista de que las mujeres solo van en la cocina o realizan el aseo, que los hombres ocupan los cargos importantes y son quienes tienen el poder, y mejor pensamos que todos tenemos las mismas capacidades físicas e intelectuales, sin que esto dependa de un género, raza, origen o religión, haremos parte de una sociedad más pensante y tolerante antes los hechos que hacen parte de su cotidianidad. Resulta inaceptable que se continúe rechazando aquello que no es conocido para la persona o que atenta con su ideología. Es claro que los derechos de una persona van hasta que se empieza a vulnerar los de los demás.Imagen

https://www.facebook.com/distintosnodesiguales

https://twitter.com/NOdesigual

#SomosIguales

La publicidad como medio de marginación

La mujer últimamente se ha visto como un objeto sexual, la que debe tener el cuerpo perfecto e ideal para ser buena en la cama pero lo que marca esto es la publicidad. Mujeres como Sofía Vergara, en comerciales de Pepsi o Ace, donde no solo es la “calidad” del producto, sino la belleza femenina la que atrae a la compra de un producto, pero se promociona solo el producto o a ella misma también. Este tipo de situaciones son las que convierten al género femenino en un objeto atractivo sexual y aparte de ello crea el prototipo de la mujer perfecta y esbelta.Imagen

Pero por otro lado, tenemos los hombres como Cristiano Ronaldo, quien hace publicidad a Nike, Adidas y productos “de hombres” donde sin lugar a dudas lo muestran como que el hombre es el fuerte, deportista y de alguna manera superior, ellos no promocionan productos de aseo; aun así, también ayuda a generar un estereotipo de hombre en la sociedad, que aparte de ser el deportista debe ser el de músculos perfectos y vida envidiable.

Imagen

Somos personas que en parte utilizan y marginan, pero la habilidad de manipulación que se tiene es muy amplia, logrando así mostrar un producto casi de manera sexual, pero no se ve así. No solo es para mujeres, como se mencionó, en hombres también ocurre. Así que no se juzga, tal vez se critica porque hombres y mujeres somos iguales independientemente de sus habilidades o su apariencia física.

 

https://www.facebook.com/distintosnodesiguales

https://twitter.com/NOdesigual

#SomosIguales

Porta – La bella y la bestia

‘Tantas cicatrices ya no puedo más, me duelen las entrañas de tanto sangrar’ este es un fragmento de la canción. Lastimosamente, es un cruel reflejo de la cotidianidad de algunas mujeres que permiten ser maltratadas y soportan en secreto todo el daño que les hacen.

Es hora de hablar y terminar con este grave abuso que no solamente es físico sino también psicológico.

https://www.facebook.com/distintosnodesiguales

https://twitter.com/NOdesigual

#SomosIguales

Ni tú eres mío, ni yo soy tuya

Resulta inquietante cómo en pleno siglo XXI, una época en la que se supone que somos una sociedad más desarrollada, culta e igualitaria, se continúa viendo a una persona como propiedad de la otra. Cada día es más frecuente encontrar en medios noticias sobre personas atacadas con ácido, torturadas y asesinadas por su pareja o ex pareja luego de un ataque de celos. ¿En qué momento paso a ser más importante la felicidad propia que la de los demás? ¿En qué momento ganó el egoísmo? Desde mi punto de vista esto es consecuencia del pensamiento patriarcal que viene de muchos años atrás y que desafortunadamente se continúa pasando de una generación a otra, en los que la mujer es propiedad del hombre y ella  no ve una vida sin él. Se admiten maltratos, insultos, explotaciones y humillaciones con tal de permanecer juntos, como una “pareja feliz”.

Es inevitable pensar en que si desde pequeños nos enseñaran que la vida es distinta a los cuentos, que no siempre se tiene un final feliz, que las parejas no siempre están destinadas a permanecer juntas sin que esto sea un delito ni una humillación y que en una relación no debe existir un estado de subordinación, seríamos una sociedad más tolerante y sabia desde el ámbito más intimo de nuestra vida hasta nuestro desarrollo como individuos en la sociedad.

En la medida en la que se respete la integridad de las personas, aceptando que hombres y mujeres somos distintos pero no por eso menos iguales, que TODOS tenemos derecho al buen trato y que se enseñe esto a los niños,  será la única forma de remover ese pensamiento obsesivo y dañino de posesión. Es importante tener claro que no se debe admitir ningún tipo de maltrato, amenaza, humillación o manipulación y que en caso de presentarse se debe acudir en el menor tiempo posible a la protección y ayuda legal a la que constitucionalmente tenemos derecho.

Diapositiva1

https://www.facebook.com/distintosnodesiguales

https://twitter.com/NOdesigual

#SomosIguales

¿Por qué hombres quieren ser mujeres y mujeres quieren ser hombres?

 El tema polémico por naturaleza.  Irónicamente es  un ejemplo claro el de los transexuales. Se supone que al principio los hombres decidían practicarse cirugías porque los libraba de prestar el servicio militar y a las mujeres les permitía estudiar.  Es cruel pensar en que ellos por temor a cumplir  el llamado ‘servicio a la patria’ y ellas por  deseo de superación tuvieran que decidir algo tan radical.

Por supuesto, existen personas que lo hacen porque sencillamente no se sienten conformes con su cuerpo,  o  sus inclinaciones sexuales son diferentes como es el caso de los gays y las lesbianas.  Es ahí en donde se tiene que generar una aceptación y respeto. Claro, esto será cuando la sociedad sea de mente abierta no solo para reconocer que las personas pueden hacer ciertas cosas o pueden gustarles diferentes cosas,  sino también para convivir y dejar de generar una especie de rechazo hacia ellas.

Para muchos la palabra igualdad no vale mucho y la suelen criticar. Tanto hombres como mujeres suelen decir ‘esa persona no es como yo‘, ‘no es igual a mí‘ y usan palabras discriminantes como lo es ‘asco’  que ofenden  y de una u otra forma bajan la autoestima de los señalados.

Hay que reaccionar  ante hechos como este, no es posible que en el siglo XXI cuando  el mundo ha cambiado,  todavía las personas que se dicen ser  ”conservadoras” destruyan a una persona con la mirada o con palabras. Me pregunto yo, ¿si  las inclinaciones  de  los hijos, hijas, nietos o nietas de estas personas fueran diferentes, que harían?

Seguramente  se esconderían, se avergonzarían y los rechazarían. Que bestialidad.

Imagen

https://www.facebook.com/distintosnodesiguales

https://twitter.com/NOdesigual

#SomosIguales

ABRE TU MENTE

Queremos  crear un espacio en donde las personas puedan cambiar su forma de pensar y dejar a un lado las formas feministas y machistas que existen en el mundo. Ya basta, es hora de aprender a ver a todas las personas como uno solo, ese al que se respeta y tolera, se comprende y que no tiene diferencias.

Entre hombres y mujeres la única ‘diferencia’ que existe es el aparato reproductivo. Entonces ¿cuál es la razón por la  que los hombres dicen que la mujer es el sexo débil y las mujeres digan que ellos son  el sexo fuerte?

Al fin y al cabo existen mujeres que hacen el papel de padre y madre y hombres que  comparten este mismo  rol, mujeres que trabajan de obreras en una construcción y hombres que cocinan. Desde hace mucho tiempo se dejó a un lado la idea de que la mujer  es la que se dedica a los oficios del hogar y a cuidar a los hijos y que el hombre solo se dedica a mantener la familia.

El solo hecho de que muchos, aclaro, NO TODOS los  hombres pretendan casarse para conseguir una sirvienta  es aterrador. Después la humillan y la degradan, la hacen ver como una inservible y cuando los hijos crezcan que, ¿ella se quedará sola aguantándose quizás a un marido que la maltrata constantemente?

Por supuesto hay que intercambiar papeles, ahora que las mujeres trabajan y estudian pueden conocer a hombres a los cuales lleguen a menos preciar, quizás ellos no han corrido con buena suerte y se dejan humillar.

Lastimosamente esta es la realidad, mujeres humilladas, hombres humillados. Hay que cambiar esto, abrir la mente y generar respeto. Todos somos iguales y así como una mujer puede ser arquitecta, obrera o  ingeniera, un hombre puede ser cocinero y puede hacer los oficios del hogar.

https://www.facebook.com/distintosnodesiguales

https://twitter.com/NOdesigual

#SomosIguales